Noticias 01-02-2016 FÚTBOL (Reportaje) - Los reconocimientos medicos que se hacen en la delegación madrileña de la Mutualidad de Fútbolistas salvan vidas





Imagen Nunca 20 euros sirvieron para tanto. Eso es lo que piensa Francisco Polo, delegado del Benjamín A del Rayo Vallecano quince días después de hacerse un cateterismo y colocarle tres muelles (stens) en las arterias coronarias. Una intervención que muy posiblemente le alargue la vida y le evite un infarto que era milagroso no le hubiera dado ya. Los 20 euros es el coste del reconocimiento médico por el que voluntariamente se decidió a pasar en la sede de la delegación madrileña de la Mutualidad en la calle Cardenal Cisneros de Madrid.

Polo, que cumpló 67 años el pasado 6 de enero, es delegado en el Rayo Vallecano y no tiene la obligación de hacerse el reconocimiento médico como sí la tienen jugadores, árbitros o entrenadores. Pero es un perfecto conocedor del trabajo que se hace en la Real Federación de Fútbol de Madrid y no dudó en aprovechar la oportunidad que le da la Mutualidad por un precio reducidísimo de valorar su estado de salud.

Un test básico, un electrocardiograma y un ecocardiograma es el servicio que ofrece desde hace casi 15 años la Mutualidad para personas mayores de 40 años que ocupen cargos de auxiliares en el fútbol federado madrileño. No es obligatorio, pero como en el caso de Polo puede haber sido fundamental para que cada sábado siga disfrutando ´de su nueva faceta como delegado de su equipo, el Benjamín A del Rayo Vallecano.

Polo es consciente de ello. Ha trabajado 30 años en un hospital y valora como nadie el servicio médico. Y es tal su agradecimiento que en la tarde del pasado jueves se pasó por la Mutualidad para agradecer personalmente al doctor Javier Olías su diagnóstico.

El cardiólogo de la Mutualidad le detectó una isquemia silente gracias al electocardiograma y al ecocardiograma y le recomendó una revisión más exhaustiva. De esta manera, Polo se sometió a las pruebas y análisis correspondientes. Y fue el doctor Manzano el que le anunció la necesidad de hacerse un cateterismo.

Fue el pasado 15 de enero cuando se le hizo la intervención, colocándole tres muelles o stents en sus arterías coronarias, Una de ellas ya estaba totalmente obstruida y el riesgo del infarto era enorme como así se lo hizo saber el doctor Manzano en un mensaje por wassap, calificando de “milagroso” su caso.

Ahora Polo, que se sentía bien antes de la intervención y que nunca notó nada, tiene más ganas que nunca de compartir los partidos con su equipo. Ha vuelto a nacer, según dice, y además ha tenido en este tiempo un grandísimo apoyo de los jugadores.

Así, y antes de la intervención, le mandaron por wassap una foto muy simpática con varios carteles componiendo la frase: “Polo, te echamos de menos” y el pasado sábado, en el primer partido que pudo verles Polo de nuevo, le sorprendieron cuando al marcar el primer gol lo celebraron llevándole una camiseta en la que se leía: “Tu corazón hace latir a este equipo. Gracias, Polo”.

El delegado del Benjamín A del Rayo Vallecano, que tiene una trayectoria dilatadísima como jugador, primeramente; como director de fútbol base después en la Escuela de Fútbol Carabanchel, durante 17 años; y como ojeador en el Real Madrid y Atlético de Madrid en los últimos 15 años, está disfrutando de su nuevo cargo en el fútbol como nunca. Y no tiene más que palabras de agradecimiento por el que le embarcó en esta aventura a principios de temporada.

“Fue Rubén Barrios, el entrenador del Benjamín A del Rayo, el que me animó y quien confiaba en mí por saber cómo es mi trato hacia los chavales que se inician en el fútbol”, comenta Polo, quien añade: “No me pude negar y ahora estoy contentísimo con él y con el club que me trata de maravilla e incluso el otro día Michel me dijo que era un honor contar conmigo”.

Y es que Polo ha descubierto en su rastreo por el fútbol base madrileño durante tanto tiempo a jugadores de gran talla, ahora en equipos de Primera, como Pablo Sarabia, Manquillo o David Soria, entre otros, y algunos que van camino del éxito como Seone y Alfonso, del Real Madrid Castilla. “Algunos técnicos me dicen que soy el mejor ojeador del fútbol en Madrid”, comenta con orgullo Polo quien, sin embargo, a partir de ahora, no tendrá más remedio que reconocer que en el fútbol de Madrid hay un ojeador mejor que él y trabaja en la delegación madrileña de la Mutualidad de Futbolistas, el doctor Javier Olías.