Noticias 11-04-2016 FÚTBOL SALA - La selección madrileña Sub 16 no pudo con Cataluña en la final del Campeonato de España disputada en Mataró





Imagen Madrid se quedó ayer, domingo 10 de abril, a las puertas de imponerse Campeonato de España Sub-16 que se ha disputado en Mataró tras verse superado en la final por Cataluña (2-5) en un partido en el que tuvo muchas opciones en la segunda mitad tras una primera en la que no mostró su verdadero nivel. Pese a las innumerables intentonas madrileñas, el combinado catalán mantuvo una renta cómoda y al final se alzó con un campeonato en el que había perdido las últimas cuatro finales.

Cataluña salió como un auténtico vendaval y a Madrid le costó capear un temporal que parecía no llegar nunca a su fin. A los dos minutos, Víctor Pérez rompía la igualada tras aprovechar un balón dividido dentro del área de Óscar. Las ocasiones continuaban sucediéndose y a los madrileños les costaba un mundo sacar el balón jugado ante la intensísima defensa catalana. Poco después, y en un error a la salida de una falta, Roger robaba el balón y tras una vertiginosa contra, levantaba perfectamente el esférico para hacer el 0-2 y poner mucha tierra de por medio. Las sensaciones no eran buenas y José Luis Encinas tuvo que parar el partido para intentar cambiar la dinámica. Ésta no varió hasta bien entrada la primera mitad, cuando Madrid subió la intensidad en la presión, robando numerosos balones en primera línea que propiciaron varias ocasiones claras que a punto estuvieron de traducirse en gol.

Tras el intermedio, Madrid salió convencida de poder levantar la renta desfavorable de dos goles, y pese a salir bien plantada, poco iba a tardar en llegar un auténtico jarro de agua fría: el 0-3 por medio de Víctor aprovechando una rápida contra. Los chicos de José Luis Encinas empezaron a triangular con precisión y a crear peligro a través de un Manu inconmensurable. El jugador de la UDRB gozó de hasta cinco ocasiones claras, que unas veces por la falta de puntería y otras por el acierto de Borja, no acababan convirtiéndose en gol. Pero tanto fue el cántaro a la fuente que al final, en una falta directa, llegaba el 1-3. Manu se desquitaba y lo celebraba con rabia.

Madrid tuvo de nuevo tres ocasiones clarísimas, pero lo que llegaba era el 1-4 por medio de Dylan. Casi sin tiempo para recuperarse del golpe, Manu hacía el 2-4 y llevaba de nuevo la esperanza a la delegación madrileña. Más ocasiones, poco acierto, y al final el 2-5 con el que Cataluña cerraba el partido y conseguía el título de campeón de España. Madrid cayó, pero lo hizo con la cabeza bien alta.