Noticias 04-09-2016 FÚTBOL - El fútbol español homenajea al colegiado madrileño Carlos Velasco Carballo en su despedida obligada por edad del arbitraje





Imagen Gratitud y aplauso para un deportista ejemplar y un maestro del arbitraje durante toda sus trayectoria personal. Fue la idea recurrente en el encuentro celebrado en la noche del pasado viernes en el Hotel Melía Barajas de Madrid para homenajear al colegiado internacional Carlos Velasco Carballo, que abandona el arbitraje al haber cumplido la edad de 45 años. El madrileño recibió el homenaje de sus compañeros en una cena en la que se dieron cita representantes del fútbol español, y en la que recibió la insignia de oro del Comité Técnico de Árbitros de la RFEF.

Junto a todos sus compañeros de Primera División, los que han compartido con el árbitro su carrera desde los primeros pasos del madrileño, así como los asistentes que han trabajado junto a él durante estos años y su familia estuvieron Ángel María Villar, Presidente de la Real Federación Española de Fútbol; Victoriano Sánchez Arminio, presidente del Comité Técnico de Árbitros; Esther Gascón, directora general de la RFEF; Vicente Temprado, presidente de la Real Federación de Fútbol de Madrid; Eduardo Caturla, presidente del Comité de Entrenadores de la RFEF; Luis Rubiales, presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles; Manuel Díaz Vega, director técnico del CTA, además de una amplia representación del Comité de Árbitros de madrid, encabezada por su presidente, Federico Romero, y de otros comités de árbitros de toda España y de representantes de los clubes españoles.

Carlos Velasco Carballo estuvo además acompañado por toda su familia, su esposa, sus hijos y sus padres. Agradecido, recibió el aplauso unánime de la sala en una ceremonia en la que le dedicaron palabras de gratitud y cariño árbitros como Antonio Rubinos Pérez, Alberto Undiano Mallenco o el árbitro asistente Roberto Alonso. Tras dirigir más de doscientos partidos en liga en Primera División, además de haber participado en todos los grandes torneos de todo el mundo tanto a nivel de clubes como de selecciones nacionales, el día del homenaje sintió emociones especiales:

"Es un día muy feliz para mí, un día para agradecer a todos el esfuerzo hecho para estar junto a mí. El arbitraje es mi vida, es más, lo que más he sido en mi vida es árbitro. He sido muchas cosas, pero lo que más, es árbitro, y lo seré hasta la muerte. Si hablo de mi vida tengo que darle las gracias a mis padres por todo, y a mi familia, así como a mis amigos. Cuando entras en el arbitraje, y en la estructura de una federación, te hacen crecer como persona, como árbitro y como persona. Gracias a los informadores y delegados federativos, igual que a los jugadores de fútbol y a los entrenadores, así como a los clubes, que siempre me han hecho sentir como en casa, en todos los campos.

No quiero dejar de mencionar a todos los asistentes, árbitros, mis compañeros, que son personas extraordinarias que hacen cosas increibles. Os admiro. Quiero mencionar de manera especial a Roberto Alonso. Sin él no hubiera sido quien soy. Hemos compartido diecisiete años en los que hemos compartido todo, pero él siempre ha estado a mi lado. También querría dedicar unas palabras a quien me dio la oportunidad de llegar donde estoy, Victoriano Sánchez Arminio. Gracias por confiar en mí y por defendernos siempre y mantener a la estructura arbitral unida. Gracias por tu forma de ser y por lo que nos has dado.

Y por último, quiero mencionar a Ángel María Villar, al que quiero dar las gracias a nivel personal. Siempre has estado a mi lado en cualquier parte del mundo, en los grandes torneos. Siempre dices que lo primero para un dirigente es estar, y tú estás. Estar tiene mucho mérito, y lo difícil es ser. Tú, además, eres un trabajador incansable, un amigo de tus amigos, que nos ha enseñado a todos lo que es la fidelidad. Por eso, quiero darte las gracias. En mi carrera arbitral he hecho lo que he podido, de la mejor manera que he sabido. Siempre con pasión por mejorar. Gracias a todos".

En nombre de la Real Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar elogió la figura del árbitro español: "Hoy recibe su homenaje Carlos Velasco porque ha sido un árbitro excepcional, brillante, muy brillante. Hoy, en el final de su trayectoria, se le homenajea porque en el arbitraje ha sido, además, buena persona y un árbitro querido en el mundo del arbitraje en todos los continentes del mundo. Además, ha asumido responsabilidades en la dirección, en tareas como su presencia en la Comisión Delegada de la RFEF, donde ha defendido al arbitraje español. El arbitraje español ha cambiado a mejor en los últimos años, y mucho. Hoy tenemos gente tremendamente preparada en lo físico y lo técnico, y que saben sacar adelante las dificultades de los encuentros de fútbol con mucha solvencia. Los árbitros españoles son muy buenos y Carlos Velasco ha sido estos años uno de sus ejemplos".

Velasco Carballo se retira tras doce años dirigiendo partidos en la élite del fútbol español, en Primera División, con más de doscientos partidos a sus espaldas.


TEXTO: www.rfef.es   FOTOGRAFIAS: RFEF y Marca