Noticias 29-05-2017 BALONCESTO - La cuarta edición de la Fiesta del Babybasket volvió a batir record de participación con 1235 niños y niñas en Coslada





Imagen El día más especial para los más pequeños aficionados al baloncesto llegó el domingo 28 de mayo en el polideportivo Valleaguado de Coslada: seis turnos de juego, diez pistas en cada uno, 120 equipos y todo un día de diversión y deporte para 1.235 niños y niñas de entre 4 y 8 años. En su cuarta edición, la Fiesta del Babybasket, organizada por la Federación de Baloncesto de Madrid en colaboración con el Ayuntamiento de Coslada y el CB Coslada, volvió a batir récords de participación. Pero lo mejor fue ver las caras de ilusión de los más pequeños al llegar y cómo la alegría era aún mayor al marcharse con un balón en sus manos.

Como cada año, la Fiesta del Babybasket sigue creciendo. En esta edición, el número de niños y niñas inscritos creció en más de un centenar respecto al año pasado (de 1.092 a 1.235). "La labor de la Federación de Baloncesto de Madrid con los más pequeños está siendo impresionante, con ideas muy buenas que hacen que los chicos puedan jugar al baloncesto desde edades muy tempranas", comentó Demetrio Pintado, presidente del CB Coslada, club que aportó numerosos voluntarios, que con su trabajo hicieron posible la jornada.

Pintado añadió que "es importante que los chicos empiecen a hacer deporte desde pequeños, y con estas actividades se fomenta. Con el babybasket aprenden mientras solo piensan en divertirse". Y es que en las Jornadas de Babybasket de la FBM se celebran partidos sin actas y sin puntos, con reglas flexibles, en los que solo se para el partido cuando el balón sale fuera o por alguna acción que el árbitro considera oportuna para enseñar buen comportamiento y deportividad. Por último, el presidente del CB Coslada, quiso hacer referencia al trabajo desde la base: "En Coslada la competencia entre deportes es muy grande. Por eso actividades como esta, que ayudan a que los niños desde pequeños prefieran el baloncesto, son muy positivas porque empezar más tarde cada vez es más difícil. La Federación esta trabajando muy bien desde la base".

La ilusión que transmitían los chicos se mostraba no solo en las pistas, también en sus palabras. "Me gusta mucho este día, porque disfruto  jugando tantos partidos con mis amigos", decía Javier, jugador del Club Europeo Villanueva del Pardillo. Los entrenadores y coordinadores también salían muy contentos. "Es mi cuarto año viniendo y es increíble. Un diez en la organización - resaltó la coordinadoria de Pintobasket- A estas edades, los niños demandan jugar y que puedan hacerlo con esta libertad y sin reglas, con la diversión como principal objetivo, es lo ideal".

Desde la grada los padres no se quedaban atrás, disfrutando al ver a sus pequeños divertirse y haciendo deporte a la vez.  "Nos encanta ver jugar a mis hijos. La ilusión con que han venido hace que sea un gran día. Que empiecen desde pequeños a coger la dinámica de la competición, sin la presión del resultado, es muy bueno para ellos", valoraban unos padres la participación de su hijos, un niño de cuatro años y una niña de siete.