Noticias 09-10-2017 CICLISMO - El enduro madrileño se cuelga siete medallas en los Campeonatos de España disputados este pasado domingo en El Atazar





Imagen La localidad de El Atazar (Madrid) fue este domingo 8 de octubre el escenario escogido para acoger los Campeonatos de España en la modalidad de BTT enduro. El Club Bike Madrid se encargó de una organización que mostró su solvencia, poniendo en escena cuatro tramos cronometrados muy exigentes, endurecidos aún más si cabe por el calor que azotó a los 200 pilotos que tomaron parte en este segundo fin de semana de otoño.

El balance cosechado por los pilotos madrileños en El Atazar fue positivo. Se pasó de las cuatro medallas de 2016 en Villanua a las siete en esta ocasión. Los once pilotos convocados por el seleccionador de la disciplina de la FMC, Emilio García Capo, se colgaron dos de los metales, mientras que el resto de preseas fueron conseguidas por otros pilotos que tomaron parte con sus respectivos equipos.

El ciclismo femenino madrileño volvió a ser gran protagonista, ya que de las siete medallas cuatro fueron logradas por las chicas, prueba fehaciente de su crecimiento en el último lustro. Los dos podios conseguidos propiamente por nuestra Selección llevan el sello de ellas, como acaeció en la categoría de máster 30. El oro se lo colgó María Jazmín Rojo, mientras que el bronce fue para Carla Rodríguez.  

Curiosamente, el podio fue netamente madrileño, ya que el segundo puesto correspondió a otra madrileña, Kathryn Godínez Blanco (Bike Comp. Sta Cruz). La otra medalla de género femenino correspondió a la siempre fiable María Calleja (Activo BMX Club), que se colgó la plata en elites. La biker de origen cordobés compitió sin querer saber nada de sus marcas en  cada uno de los tramos cronometrados y sólo Sandra Jordá (Orbea Sport Club) pudo con ella.

Las otras tres medallas fueron conseguidas por gente muy experimentada en estas lides. Chus Castellanos (Activo BMX Club) volvió a ser inabordable para sus rivales en máster 40A, todo un seguro de vida para nuestro BTT, con un doblete fantástico en El Atazar tras el oro conseguido hace unos meses en los Nacionales de descenso. Y eso que se fue al suelo en el TC1. En esta misma categoría otro madrileño, Alejandro Blanco (Bike Madrid) se hacía con el bronce, a 1:38 de Chus.

La otra presea de índole masculina vino de la mano de Alberto Sepúlveda (Bike Comp Sta Cruz), que se agenció la plata en máster 40B, a apenas 22” del nuevo campeón en esta categoría, Mario Arjona.

Las averías y la mala suerte impidieron ganar más medallas a la selección madrileña
Fueron siete medallas, pero sólo dos con para el combinado autonómico madrileño. ¿Motivos? Varios, entre ellos la mala suerte y las averías. Eso hizo que varios de ellos se quedaran a las puertas del cajón. Por ejemplo, el Sub-23 Juan Matos terminaba cuarto, a medio minuto del podio. Otro caso diferente fue el otro Sub-23, Álvaro Martínez, perjudicado por un orden de salida en el que tuvo que hacer frente a pilotos por delante mucho más lentos que él, con la correspondiente pérdida de tiempo en los adelantamientos y, por ende, ya sin opciones de tocar 'chapa' para acabar 6º.
En relación al resto de seleccionados mencionar el 12º puesto de Nicolás García de Vinuesa en elites; el 5º de Rubén San José en máster 30A; el 4º de Fernando Marcos en máster 40A; el 5º de José María Sanguino en esta misma categoría; y el 8º de Abel Mateos en junior. Eduardo Cundins (máster 40A) y Hugo Olivares (máster 30B) no pudieron acabar el Campeonato.

Emilio García Capo, seleccionador de la FMC, se mostró “contentísimo con las laureadas Carla y María Jazmín. Han salvado a nuestra Selección y me da la sensación de que ellas no confiaban demasiado en sus posibilidades, pero al final han demostrado que tienen nivel para estar entre las mejores de España”. Sobre los chicos, esgrime que “han tenido la mala suerte de sufrir averías en un circuito muy bestia, con mucha piedra y proclive a los pinchazos. Se ha perdido mucho tiempo en arreglarlos pero, aún así, varios de ellos han quedado cuartos, otro quinto y otro séptimo, por lo que tampoco ha estado tan mal”.

Respecto al oro de Chus, se deshace en elogios: “¿Qué vamos a decir de él? Es incombustible, siempre está ahí y sabes que si aparece es para hacer algo bueno. Un doblete de mucho nivel tras el oro en descenso”. “Ya llevamos teniendo a gente de nivel en enduro, pero este año ha despegado más el medallero. Siete medallas la verdad que están muy bien”, resume.